sábado, 13 de diciembre de 2008

Al final del semestre...

Se avecina el fin de semestre, el estrés y el sueño ya no se soportan,las ganas de dejar por un momento la rutina y las jornadas del terror (estar más de doce horas en la escuela, llegar a casa y hacer practicas, trabajos,presentaciones, etc.). Sin duda las expectativas que tenemos, por lo menos los alumnos, son muy altas, por que el sólo hecho de imaginar que estamos a una exposición,práctica o examen de la libertad de dormir o de ver más a tu familia que a tus profesores o compañeros, nos da una esperanza. Y lo anterior sin importar que algunos tienen programado acudir a sus laboratorios a trabajar en su tesis,que otros tengan que estudiar todo un semestre en dos días porque el extraordinario es más que inminente y terrorífico, otros tendrán que trabajar y por ahí está el mito o leyenda urbana de que algunos viajan y que hasta se logran olvidar de la escuela.

Pero detrás de toda esta tragicomedia escolar,¿qué más hay en la vida de un estudiante de Ciencias Biológicas fuera de la escuela misma? Sin duda a todos, o a la mayoría nos gustaría decir que practicamos un deporte, que leemos el periódico y otras cosas diferentes a nuestras materias, que vamos al cine, que visitamos y salimos con nuestros amigos de otras escuelas, incluso con amigos de otra carreras de nuestro propio plantel. PERO LA REALIDAD ES MUY DIFERENTE, por principio de cuentas, ¿qué vamos a leer fuera de nuestro ámbito escolar, si ya se nos juntaron dos trabajos y tres artículos, más las practicas y el camión lo utilizamos como una segunda cama para recuperar lo más que se pueda de sueño?¿Un deporte? ya ni se permite jugar fútbol dentro de la escuela ¿canchas? imposible,(pobres alumnos que no nos hemos dado cuenta que es más importante que los profesores tengan estacionamiento a que nosotros una cancha semi-digna) y lo principal ¿a qué hora?.¿Otros amigos?, si no tenemos un lugar donde convivir y donde coincidir (como una cafetería o algún evento al que puedan asistir sin restricciones todos los alumnos).

Aunque los alumnos no somos unas víctimas libres de culpa ni pecado,nos hemos dejado llevar por la rutina, POR LO URGENTE Y NO POR LO IMPORTANTE, nuestra prioridad es terminar la carrera, pasar el extra, no quedar fuera, y todo eso sin importar el sacrificio de nuestra mente, de nuestra imaginación de nuestra vida social (aunque la mayoría de las veces sólo aprendemos lo necesario para posteriormente vomitarlo en un examen y para no perdurar más allá de eso). No nos estamos percatando del presente que nos está devorando, el mundo cambia a cada día y nuestra burbuja del ambiente escolar, no nos está haciendo ningún favor. No nos interesa lo que pasa en el país, ese país al que le exigiremos que recompense nuestra educación no con un sentimiento de orgullo y una vida digna, sino con dinero en la bolsa y un coche. Seguimos teniendo un criterio de treinta segundos, inclusive los alumnos más brillantes siguen prefiriendo un diez a faltar una vez por escuchar a alguien que va a dar una conferencia acerca del petróleo,de los cambios en las leyes , por visitar un museo, por conocer a la ciudad, a sus habitantes, por tener otro tema del cual hablar, por ver a la pobreza e injusticia a la cara (cuando todos o casi todos pertenecemos a la clase media baja y la injusticia ya convive con nuestra familia). Ni siquiera nos interesa nuestra institución, vemos que existen materias sin material, profesores sin capacidad ni vocación, el politécnico a nivel administrativo tal pareciera que nos desprecia: si debes más de tres quedas fuera y no importa si aprendes o no, la beca institucional te la pago cada semestre (como si fuera una clase de domingo), a sabiendas de que se necesita y que ya es suficiente el monto como castigo, ¿a qué? ¿a la excelencia? ¿no era un apoyo?.

Me he dado cuenta de que ya todo este mensaje se convirtió en una especie de regaño, pero eso es lo que creo, en fin, aún existen cosas positivas de todo como que hay espacios como éste para que se dé un acercamiento entre los miembros de la comunidad de ciencias biológicas, existen talleres, hay quienes hacen el esfuerzo de ir a las conferencias, quienes salen a dar la vuelta de vez en cuando, en sí quienes tratan de involucrarse con lo que los rodea. Vivan esas personas!

Les deseo felices fiestas y espero leer sus comentarios.

5 comentarios:

Moria dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con usted compañera, aunque no sólo está todo lo que comentó que es terriblemente acertado, sino que los mismos estudiantes toman actitudes verdaderamente cuestionables; cuantos de ellos prefieren no denunciar a un mal profesor porque les va a poner una buena calificación. Este semestre me entere de un caso en UPIICSA, en el cual una maestra vendia calificaciones (no de forma directa, pero les vendia a los estudiantes boletos para que fueran a ver conciertos de su hija), solo una alumna se animo a denunciarla, y cuando las autoridades se decidieron a investigar los demas chavos dijeron que no querian problemas, que no iban a apoyar ninguna denuncia, francamente reprobable.

Pero no solo los estudiantes son asi, a los queridos maestros interinos del poli les pagan cuando quieren, con una tasa impositiva mayor a la que les corresponde, y ellos no dicen nada, por medio a ya no tener mas grupos. Por eso, que bueno que una persona como usted deje las simulaciones y mencione estas verdades, a lo mejor estudiantes y maestros deciden dejar de ser unos agachones y hacen lo que deben.

DANY GORRA dijo...

Me siento identificado al igual que otros compañeros con esas emociones, frustaciones y satisfacciones que nos proporciona Ciencias Biológicas. La formació actual que nos deja la escuela es en mi opinion es de la mejores en el país. Sin embargo, con cuerdo con esta nota en que muchos de nosotros dejamos un poco de lado situaciones de interés social o cultural, ya que no nos damos la oportunidad de visitar museos y conocer más de nuestras raíces y de otras partes del mundo; así como de leer los diarios nacioneles y estar informados de la situación politica, economica y cultural en la que se encuantra el país, o de asistir a las platicas del circulo de estudios, en las cuales se exponen diversos puntos de vista de la situación actual que nos rodea. Por ello invito a los miembros de la comunidad de la ENCB a unirse con el esfuerzo que realizan los compañeros del circulo de estudios de la ENCB y darse un tiempo para conocer la situación actual del país y el extranjero.

BrEn dijo...

Lo que se comenta en este blog, no es hilo negro, es algo que todos sabemos, es el aclamado Secreto a Voces. Cuantos de nosotros no nos hemos escapado algún día de las obligaciones de un estudiante de Ciencias Biológicas, para hacer lo que casi nunca… ir al cine, pasear con tu pareja, disfrutar de un momento cálido en familia, cualquier cosa, incluso haraganear un poco, para después regresar a ese estado de culpa, en el cual arrastramos tantos pendientes que es agobiante, lo cual sirve para pensar dos veces volverlo a hacer…


Cuantos de nosotros no pensamos y divagamos con esa libertad, aquella que se alcanza después de la carrera para realizar todo aquello que por el momento no podemos hacer, pero quien nos asegura esta tan anhelada libertad. Exhorto a todos mis compañeros estudiantes a tomar un respiro y a disfrutar de la vida, a involucrarse con aquellos que llamamos compañeros pero difícilmente conocemos, a que ayudemos a recordar a los profesores de esta institución el lado humano de los estudiantes, la necesidad de comunicación con nuestro entorno, a abrir los ojos y entender que es importante un numero en la boleta pero que ese numero no te regresa esos años a los que podríamos llamar Nuestros Años Dorados De Estudiantes, así que no lo olvidemos la responsabilidad con nosotros mismos, esa responsabilidad que nos incita a encontrar un poco de deleite por lo que hacemos y por lo que somos...

Roberto S. dijo...

Tal pareciera que esto es un regaño, pero creo que es solo una introspección, algo que no todos hacemos por temor a lo que podamos encontrarnos.
Lo siguiente es resultado de la mía.
No es un secreto la fama de esta escuela en cuanto a lo competentes que sus egresados son en sus respectivas áreas, pero saber mucho de algo desafortunadamente nos lleva a saber poco de todo lo demás y a confiar nuestros otros conocimientos en locutores radiales o televisivos.
¿Cómo sabemos si en nuestra mente no tenemos también lo necesario para la historia, la danza, la arquitectura, la administración, la astronomía, la ingeniería, la antropología, la música, la programación, la divulgación, si no nos acercamos a ellas de manera voluntaria?, ¿cuantas potencialidades quedaran enterradas en nuestros cerebros simplemente por que nos metieron en un costalito con un rotulo?, ¿qué nos habría legado Leonardo da Vinci si solo hubiera dedicado su mente a una sola cosa?
Es indudable que muchos estamos aquí a causa de la necesidad de movilidad social, es indudable que cada día se restringen las oportunidades de educación y se depauperiza el mercado laboral, pero cerrar los ojos ante las causas de ello no lo solucionara. Hoy apartamos de nuestra mente todo aquello que no lleve como objetivo acabar la carrera, mañana lo haremos con todo aquello que no signifique mantener un puesto o escalar en un organigrama.
Trabajar, trabajar, trabajar y nada más; trabajar es indudablemente bueno, pero no es lo único que nos llevara mas cerca de nuestro éxito personal (no confundir con éxito económico) los esclavos a lo largo de la historia hicieron lo que tenían que hacer, es decir trabajar y lo han hecho como ningún otro humano, sin embargo no fue el trabajo lo que cambio su condición de esclavos.
Ahí afuera ha estado y seguirá estando un mundo que podemos transformar, somos la única especie sobre el planeta que para bien o para mal podemos trasformar nuestro entorno, podemos decidir vivir o solo transcurrir, ambas decisiones son respetables, personalmente prefiero la primera, pues la segunda me haría sentir ave de corral.

Esperanza dijo...

He leído con atención los cuatro comentarios hechos al ensayo de Fabisilla, en todos, más allá de las coincidencias encuentro reflexión. Desde mi punto de vista, eso es sumamente importante...
El comportamiento típico de un estudiante de la ENCB que mencionan es actualmente casi tradición, aunque no siempre fue así y se puede cambiar por medio de la reflexión y las acciones.
Me parece que el que no haya cafetería ni auditorio (al menos uno de tamaño considerable) o canchas son parte de la individualización que se fomenta en la población con el modelo económico actual. Uno de los argumentos de he escuchado con mayor frecuencia menciona que en las escuelas se preparan profesionistas no deportistas. Lo cual me parece, por decir lo menos, un pésimo argumento; el deporte y el esparcimiento suelen mejoran el ánimo, la salud y por qué no el rendimiento de algunos estudiantes. Lo anterior se respalda en la fisiología misma e inclusive en la constitución que dice "LA EDUCACION QUE IMPARTA EL ESTADO TENDERA A DESARROLLAR ARMONICAMENTE TODAS LAS FACULTADES DEL SER HUMANO Y FOMENTARA EN EL, A LA VEZ, EL AMOR A LA PATRIA Y LA CONCIENCIA DE LA SOLIDARIDAD INTERNACIONAL, EN LA INDEPENDENCIA Y EN LA JUSTICIA".
Por otro lado, el tema de los profesores es todavía más crítico, y creo que deberá ser materia de una reflexión posterior...hasta entonces